Abraham C. Quenaya (Autor)

Mi nombre es Abraham C. Quenaya, salvo soberanamente por El Evangelio de la Gracia de Dios.

En la actualidad sirvo como Pastor en la Iglesia Bautista Reformada Gracia Soberana (Tacna - Perú). Y estudiante actual en el Seminario Bautista Reformado de Londres (SBRL) en Teología y Estudios Pastorales.



Nos pueden seguir también en el Facebook Iglesia Bautista Reformada Gracia Soberana 

Es un privilegio que el Dios Soberano se haya fijado en un pecador como yo para ser objeto de su gracia y redención; y luego permitirme trabajar en Su obra: Su Iglesia. Solo puedo decir "A Dios se la gloria y a Jesucristo".

Actualmente vivo en la ciudad de Tacna - Perú, mi propósito es servir al SEÑOR con temor reverente y Todo por su Gracia. Confió en que Dios está trabajando en mi vida y todo para Su honor y gloria (Efesios 1: 3-6).

De mi parte, soy confesional histórico y pactual, afirmo la Confesión Bautista de Fe de 1689 como una fiel expresión de un cuerpo de doctrinas bíblicas. Por esa razón creo en la importancia de las confesiones para la enseñanza de la doctrina, la unidad de la iglesia local, la comunión con otras iglesias hermanas, la defensa de la fe, la elección de un pastor y la identidad con lo que el Espíritu Santo ha obrado en la historia de la Iglesia.

El propósito de este sitio web es proveer recursos bíblicos para creyentes con el propósito que crezcan en su fe y conocimiento de la Palabra de Dios y que ello resulte en un mayor amor a Cristo y la Biblia. En énfasis es proclamar el Evangelio de Jesucristo como el único camino de salvación. Siendo sensible a sus necesidades espirituales y deseando ministrarle para la gloria de nuestro Salvador, el Señor Jesucristo.

En esta página web personal no pretendo reemplazar la importancia de la iglesia local ni apoyar la mentalidad de la cristiandad individualista que niega cualquier importancia de la iglesia local. Por lo contrario mi oración es que estos artículos edifique la iglesia y traiga gloria a Dios por medio de Jesucristo nuestro Señor. 

Y por último tomo las palabras  (en lo esencial, UNIDAD, en lo no esencial, LIBERTAD, en todas las cosas, AMOR).

Agradezco ser llevado en sus oraciones por mi familia, ministerio y la Iglesia.
Soli Deo Gloria